Cáncer y fertilidad en adolescentes y prepúberes. Parte I

Cáncer y fertilidad en adolescentes y prepúberes. Parte I

En España anualmente se diagnostican 850 pacientes menores de 15 años afectados de cáncer y más de 400 casos en adolescentes, con edades comprendidas entre los 15 y los 19 años [1].

El cáncer es un grupo de enfermedades, cada una con su propio nombre, su diagnóstico, tratamiento y pronóstico. Se presenta cuando una célula en particular o un grupo de células comienza a multiplicarse y crecer de manera descontrolada anulando a las células normales de alrededor. En niños, este proceso se produce con mucha mayor rapidez que en adultos. Esto se debe a que las células tumorales suelen ser embrionarias e inmaduras, y por lo tanto el crecimiento es más rápido y agresivo [2].

Según la AECC, los tipos más frecuentes de cáncer en la infancia se pueden dividir en dos grandes grupos: las enfermedades hematológicas (leucemias y linfomas) y los tumores sólidos.

La leucemia es el cáncer infantil más común (~29%), siendo las leucemias linfoblásticas agudas (LLA) las más frecuentes [2]. Los linfomas (~12%) son cánceres que se desarrollan a partir del sistema linfático (bazo, el timo, los ganglios, la médula ósea, amígdalas, piel, intestino delgado y el estómago) pueden dividirse en Linfoma de Hodgkin (~4,57%) y Linfoma no Hodgkin (~4.5%). El Linfoma de Hodgkin generalmente afecta a los ganglios linfáticos periféricos, en personas de 10 a 30 años y es el más común en niños [2].

Los tumores sólidos más frecuentes son; tumores del sistema nervioso central (~20.7- 37.6%), neuroblastoma (~9,3%) tumor de Wilims, retinoblastoma (~2.95- 5.3%), rabdomiosarcoma (~3,73%), osteosarcoma (~3,11%) y sarcoma de Ewing (~3,48%).

La incidencia de los diferentes tipos de cáncer es altamente variable entre niños y adolescentes (Figura 1).

Figura 1. En la figura se muestra la distribución de los distintos tipos de tumores sólidos en la infancia y la adolescencia. Se observa la diferencia del comportamiento de los distintos tipos de tumores entre los niños y los adolescentes oncológicos en España. [3]

En los últimos años ha habido una gran mejora en la tasa de supervivencia de cáncer infantil (0-14 años; datos no disponibles en adolescentes) (Figura 2).

Figura 2. Supervivencia a 5 años del diagnóstico por cohortes agrupados según año de incidencia. 0-14 años, 1980-2011. Excluidos Síndrome mielodisplásico y tumores linforeticulares [4].

Los tratamientos más empleados para combatir el cáncer son la cirugía, radioterapia, quimioterapia, en ocasiones trasplante de médula ósea. Dependiendo del tipo de cáncer que tenga el niño se empleará una modalidad u otra, aunque en la mayoría de los casos, el tratamiento combinará varias modalidades.

EFECTOS SECUNDARIOS

A pesar de que los niños toleran la toxicidad aguda del tratamiento mejor que los adultos, son mas vulnerables a las secuelas tardías del tratamiento oncológico [5]. Un estudio retrospectivo reciente en Estados Unidos analiza la morbilidad en más de 10.000 supervivientes de cáncer infantil muestra que el 62% presentaba secuelas crónicas y en un 30% secuelas graves o amenazantes para la vida [6].

Entre los posibles efectos secundarios, han sido habitualmente descritos en literatura médica problemas renales, cardíacos, pulmonares y neurológicos, así como alteraciones hormonales y del crecimiento. Desde el punto de vista endocrino-gonadal, sabemos que algunos de los tratamientos utilizados en el cáncer infantil pueden ocasionar fallo ovárico prematuro en las mujeres así como infertilidad o subfertilidad en la época adulta en ambos sexos [7-8].

Son comúnmente conocidos por todo el mundo los diferentes efectos secundarios de estos tratamientos; náuseas y vómitos, caída del pelo, sequedad de la piel, anemia, disminución de las defensas… Pero muy poca gente conoce que la quimioterapia y radioterapia tiene efectos sobre la capacidad reproductiva de los niños y adolescentes cuando se convierten en adulto jóvenes , pudiendo afectar a su capacidad de ser padres.

La salud reproductiva es un tema de gran importancia repercute directamente en la calidad de vida del paciente cuando llegan a la edad adulta. Hoy en día, la preservación de la fertilidad de los pacientes, se ha convertido en una prioridad para muchos profesionales de la oncología y cada vez se cuentan con más opciones plenamente desarrolladas para pacientes prepúberes.

En muchas ocasiones, el paciente es demasiado joven cuando es diagnosticado y no es capaz de entender las implicaciones que el tratamiento puede tener sobre su fertilidad futura. Sus padres, como es comprensible, están altamente preocupados por comenzar lo más rápido posible con la quimioterapia y/o radioterapia. Esto puede hacer que no se considere el uso de técnicas de preservación de la fertilidad.

FERTILIDAD DESPUÉS DEL TRATAMIENTO CON QUIMIOTERAPIA Y RADIOTERAPIA.

Los primeros estudios realizados en pacientes masculinos durante su niñez, apuntaban a que tenían cierto grado de protección contra el daño gonadal (gónadas; ovarios o testículos) inducido por la quimioterapia gracias a un “estado quiescente” de los testículos durante este período [9]. Sin embargo, estudios más recientes han mostrado que los testículos pueden verse afectados por los diferentes tratamientos contra el cáncer en todas las etapas de la vida y en consecuencia pueden afectar a su correcto desarrollo [10].

En mujeres, se sabe que los diferentes tratamientos quimioterapéuticos son gonadotóxicos y que la radioterapia proyectada haca la región uterina, vaginal u ovárica , tiene efectos negativos sobre la capacidad de la mujer en alcanzar una correcta función reproductiva y en llevar el embarazo a término [11].

La quimioterapia puede provocar insuficiencia ovárica prematura (FOP) -menopausia precoz-, amenorrea y disminución de la fertilidad. La menopausia precoz también puede provocar un mayor riesgo de osteoporosis y disfunciones genitourinarias [12]. Hay estudios apuntan a que algunos tratamientos prescritos para luchar contra el cáncer tienen un mayor riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro, bajo peso al nacer, aumento de la tasa de cesáreas y de hemorragia ante y posparto [13].

OPCIONES DE PRESERVACIÓN DE FERTILIDAD (PF) ANTES DE UN TRATAMIENTO CONTRA EL CÁNCER.

Las diferentes opciones disponibles hoy en día para preservar la fertilidad varían mucho en pacientes femeninos y masculinos durante la niñez y pubertad. Hablaremos con mayor profundidad del tema en la Parte II y III de este artículo, que publicaremos en los próximos días.

A grandes rasgos, es más fácil preservar la fecundidad en pacientes una vez han alcanzado la pubertad que en niños. En aquellos pacientes adolescentes -ya maduros sexualmente hablando-, se puede criopreservar una muestra de semen u ovocitos previa al tratamiento (aunque hay otras opciones cuyas ventajas/riesgos hay que tener en cuenta).

Sin embargo, en niños y niñas que todavía no han alcanzado la madurez sexual, las opciones se ven mucho más limitadas. Esto es debido a que tanto los óvulos como los espermatozoides no son lo suficientemente maduros y en consecuencia, para poder tener potencial fecundador, han de ser madurados de forma artificial en el laboratorio, con todas las limitaciones técnicas que ello conlleva.

Durante la segunda parte de este artículo, hablaremos sobre las diferentes opciones de preservación de fertilidad para niñas y chicas, así como de los pros y contras de cada una. Mencionaremos distintos fármacos empleados en quimioterapia y de los efectos sobre la fertilidad de las mujeres tratados con ellos, y por último, hablaremos sobre las diferentes lineas de investigación abiertas en materia de fertilidad femenina. En la tercera y última parte de este artículo, hablaremos sobre los diferentes aspectos y limitaciones en cuanto a preservación de la fecundidad en niños, así como de los últimos avances científicos.

Si necesitáis consejo reproductivo y conocer las diferentes opciones de preservación de la fertilidad, podéis poneros en contacto con nosotros en info@consejogenético.org para solicitar una consulta, o visitar nuestra página www.consejogenético.org

BIBLIOGRAFÍA DE INTERÉS

[1] Peris Bonet R, Garc´ıa Cano A, Muñooz Viera F, García Miguel P, Fernandez-Delgado R, Maldonado Regalado MS, et al. Cancer infantil en España. Estadísticas 1980-2006. (2007) Registro Nacional de Tumores Infantiles (RNTI-SEOP). Valencia: Universitat de Valencia.

[2] Carmen Yélamos. Graciela García, Belén Fernández, Carolina Pascual (2006). El Cáncer en los niños. AECC (Asociación Española Contra el Cáncer).

[3] Cifras básicas del cáncer en adolescentes en España. Registro Español de Tumores Infantiles RETI-SEHOP. Recuperado de https://www.uv.es/rnti/cancerinfantil.html Versión 11/04/2020

[4] Registro Español de Tumores Infantiles (RETI-SEHOP). Edición preliminar presentada en el XI Congreso de la SEHOP Alicante, Mayo de 2018.

[5] Andrés, M. M., & Castel, V. (2009). Preservación de la fertilidad en niños y adolescentes con cáncer: situación actual y perspectivas futuras. Anales de Pediatría, 71(5), 440–446.

[6] Hudson MM, Mertens AC, Yasui Y, Hobbie W, Chen H, Gurney J, et al. (2003). Health status of adult long-term survivors of childhood cancer. A report from the Childhood Cancer Survivor Study. JAMA;290:1583–92.

[7] Lee S, Schover L, Partridge A, Patrizio P, Wallace W, Hagerty K, et al. (2006). American Society of Clinical Oncology recommendations on fertility preservation in cancer patients. J Clin Oncol.;24:2917–31

[8] Green D, Sklar C, Boice J, Mulvihill J, Whitton A, Stovall M, et al. (2009). Ovarian failure and reproductive outcomes after childhood cancer treatment: Results from the Childhood Cancer Survivor Study. J Clin Oncol;14:2374–81.

[9] Delessard, M., Saulnier, J., Rives, A., Dumont, L., Rondanino, C., & Rives, N. (2020). Exposure to Chemotherapy During Childhood or Adulthood and Consequences on Spermatogenesis and Male Fertility. International journal of molecular sciences21(4), 1454.

[10] Van Casteren NJ, van der Linden GH, Hakvoort-Cammel FG, Hählen K, Dohle GR, van den Heuvel-Eibrink MM. (2009). Effect of childhood cancer treatment on fertility markers in adult male long-term survivors. Pediatr Blood Cancer. Jan;52(1):108-12

[11] Gerstl B, Sullivan E, Vallejo M, Koch J, Johnson M, Wand H, Webber K, Ives A, Anazodo A. (2019) Reproductive outcomes following treatment for a gynecological cancer diagnosis: a systematic review. J Cancer Surviv; 13:269-81.

[12] Vriens, I.J.H., ter Welle-Butalid, E.M., de Boer, M. et al. (2020) Preserving fertility in young women undergoing chemotherapy for early breast cancer; the Maastricht experience. Breast Cancer Res Treat .

[13] Landa A, Kuller J, Rhee E. (2015) Perinatal considerations in women with previous diagnosis of cancer. Obstet Gynecol Surv; 70:765-72

Impactos: 374

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *